¿Cuál es la causa más común de la disfunción eréctil?

Disfunción erectil - Sexologo online
Disfunción erectil

La disfunción eréctil es uno de los problemas sexuales más frecuentes que experimentan los hombres, junto a la eyaculación precoz. Afecta a 1 de cada 5 hombres en España. 

 

Por definición la disfunción eréctil es la incapacidad persistente para conseguir y mantener una erección que permita llevar a cabo una relación sexual satisfactoria. No hablamos de disfunción cuando se ha producido de forma puntual, sino cuando estos síntomas se prolongan durante al menos 3 meses. 

Según diferentes estudios, este problema aumenta con la edad. De hecho, en España se habla de que afecta al 25% de los hombre mayores de 40 años. Es evidente que el factor orgánico influye en la aparición de este problema, e incluso puede ser el indicador de otros problemas de salud.

 

Sin embargo, existe un factor claramente psicológico que potencia los síntomas e incluso, en ocasiones, son los causantes del mismo. Por ejemplo, sufrir de disfunción en un momento particular, tal vez provocado por el cansancio, por el efecto de las drogas, puede hacer que este se mantenga en el tiempo debido al “miedo” a que se vuelva a suceder. 

 

Nos encontramos entonces con un problema de ansiedad, una de las causas principales de los “gatillazos”. Ese miedo a “no estar a la altura de tu pareja sexual”. Desde mi punto de vista, hablamos de falsas creencias sobre la sexualidad y de la cultura de hoy en dia: todo hombre sexualmente activo, ya sea heterosexual u homosexual, debe dar el mayor placer posible y hacer de su pene el "rey de la fiesta". Hablamos entonces del pene como del elemento protagonista, de la varita mágica, del martillo de “thor” que no puede fallar. Por eso, cuando se tiene una primera disfunción eréctil, el hombre experimenta culpa e incluso falta de hombría; pensamientos contradictorios y un auténtico cocktail de sentimientos que provocan que se produzca un segundo gatillazo. Y cuando hablamos de dos, hablamos de tres, cuatro… Después de un tiempo, entramos en un bucle de ansiedad continuo del que es difícil salir solo. 

 

La ansiedad es una respuesta del cuerpo, fisiológica, que tiene efectos inmediatos en la respuesta sexual. Existen diferentes grados de disfunción: pérdida total o parcial de la erección e incluso la no obtención de la erección.

 

¿Cuáles son los síntomas que genera la ansiedad y la frustración ocasionada por la disfunción? 

 

     -      Situacional.

La disfunción suele estar relacionada con situaciones en las que existe la posibilidad de llegar a la penetración. Suele ocurrir en ocasiones muy concretas, como por ejemplo, a la hora de ponerse el preservativo, al descubrir la presencia de terceras personas, e incluso durante la penetración, sexo oral o masturbación. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo y el problema se instaura en la mente, el problema aparece en más situaciones.

 

     -       Obsesión. 

Esos gatillazos recurrentes ponen al hombre en una situación de obsesión, de autobservación, en la que al estar pendiente de su propio pene se distrae de los estímulos pasionales y eróticos. 

 

     -       Frustración. 

Las continuas pérdidas de erección causan un alto grado de frustración. El no poder controlar tu propio cuerpo y sus reacciones te lleva a un bucle de vergüenza y más ansiedad.

 

     -       Erecciones espontáneas.

En muchos de los casos, los hombres que sufren de disfunción por ansiedad también experimentan erecciones espontáneas, especialmente durante la fase del sueño. 

 

 

La disfunción eréctil se trata como veis de un problema bastante complejo, en el que la ansiedad y los prejuicios (probablemente influenciados por el porno) juegan un papel fundamental. Pero no nos olvidemos, el porno es una “película” y el sexo es la vida real. Y como para todo problema, lo primero es aceptarlo y buscar ayuda. 

 

Estamos aquí para ayudarte, no lo olvides. La sexualidad está para disfrutarla. 

Escribir comentario

Comentarios: 0