“Sexo vainilla ¿Lo has probado sin darte cuenta?

Terapia pareja online madrid
Consulta sexologo online Madrid

Con sexo vainilla no nos referimos a embadurnarnos de helado y saborearnos dulcemente, que tampoco estaría mal para un momento dado, dar un toque de sabor a la relación sexual.

 

Nos referimos al sexo, que dentro del BDSM, consideran más aburrido. Lo más convencional y típico. Las siglas BDSM engloban, por si alguno no sabe lo que es, lo siguiente: Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo.

 

¿Y sabéis por qué vainilla? La explicación habla por sí sola “imagínate entrar en una heladería, donde te vuelves loco mirando sabores, texturas, colores, granizados, batidos, sorbetes,

cucuruchos, tarrinas…un maravilloso mundo donde elegir. Bien, pues después de un buen rato dando vueltas, vas y pides un helado de vainilla. Eso es exactamente el sexo vainilla, lo más típico, convencional, sin siropes y trocitos de chocolate para hacerlo más completo. Resumido, para que nos entendamos, a un par de besos y acabar en la postura del misionero.

 

Ahora alguno está pensando que tiene sexo vainilla y que es un aburrido y típico en sus relaciones. Aclaremos que, en cualquier caso, muchas veces la forma en que expresamos el amor, con caricias y sutilezas, con palabras de cariño y haciéndolo lentamente, es vainilla sí,

pero estamos plenamente satisfechos. Y además, incluimos sexo oral, posturas varias, sorpresas, juegos, con lo cual convencional como tal tampoco es.

 

Podemos tener sexo sin ser BDSM, ser vainilla y disfrutarlo plenamente y maravillosamente. No por no usar correas, collares de sumisión o látigos, significa que nos quedemos en un sexo “convencional” y aburrido.

 

La verdad que el tema genera mucho debate. Puedes llamar a la gente aburrida porque no usan utensilios de este tipo, pero alguno dirá, que será porque no los necesitan, y su creatividad les lleva a disfrutar del sexo sin tener que usarlos. Y no significa que lleven al pie de

la letra el termino de “sexo vainilla”, ósea el de la postura del misionero y se acabó.

 

De hecho, puedes haber utilizado un pañuelo, unas esposas, haber dado un cachete, o haber forcejeado jugando, que parece más común o normal, y estaríamos pisando los límites del mundillo del BDSM sin saberlo. Esto se considera sado soft o light.

 

En cualquier caso, mientras que entre los miembros de la pareja se disfrute del sexo, y estén satisfechos el uno con el otro qué más da que sea sexo vainilla, sado soft, o sado. ¡A disfrutar!

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0