¿Amor o dependendencia emocional?

¿Qué sentimiento tenéis al estar con vuestra pareja? ¿Cárcel o tierra fértil para crecer? ¿Buscamos llenar el vacío o buscamos a nuestra “alma gemela”?

 

Es fácil, sobre todo en las primeras relaciones, cuando somos adolescentes caer en un estado de dependencia emocional y confundirla con el amor maduro, a casi todos nos ha pasado.

 

Mery Trias terapeuta sexual online y presencial en Madrid
Mery Trias sexóloga

La línea entre ambos conceptos es bastante sutil y sin querer caemos en cosas que nos hacen perder el rumbo entre un amor sano y un amor tóxico.

Cuando uno de los dos miembros de la pareja anula su persona para satisfacer a la pareja, la relación se convierte en algo enfermizo. Es cuando tenemos que tener cuidado y pensar si lo que realmente tenemos es dependencia emocional. En una relación debemos crecer, debe sacar lo mejor de nosotros, debemos ir creciendo como personas, envueltos en felicidad, no en dramas y penas.

 

Una relación es siempre para estar feliz y bien, no para sentirse intoxicado por ella. Cuando amamos, queremos que nuestra pareja sea lo más feliz posible, pensamos en ella casi las 24 horas del día, y buscamos sorprenderla y satisfacerla en la medida de lo posible de manera altruista, es decir sin esperar nada a cambio. No estamos pensando en recibir lo mismo que damos, ni nos cabreamos por detalles intrascendentes.

 

El acto de dar es gratificante en sí, es lo que lo diferenciaría de la dependencia. Que sería todo lo contrario. Un acto y sentimiento egoísta. El dependiente quiere someter a su pareja, y se convierte en un manipulador, el miedo de perderla se apodera de él, e intenta controlar todo respecto a la relación, para que esto se convierta en una fuente

de satisfacción.

Mery Trias terapeuta sexual online y presencial en Madrid
Mery Trias sexóloga

En ningún caso debemos querer dominar la relación ni manipularla, porque estamos seguros. Se comparten todo tipo de opiniones y esperamos que nuestra pareja nos escuche. La confianza que sentimos con nuestro amado debe ser mutua y liberadora, permitir que cada uno se exprese de manera libre y crezca su persona dentro de la relación.

 

La dependencia es imposible que dure por mucho tiempo, la relación acaba sacando lo peor de los miembros de la pareja y el final es inminente. El amor, soporta bien el paso de tiempo, crece con los años. Por supuesto debe haber discusiones, para aprender de los errores y crecer como personas .Es imposible que en una pareja todo sea perfecto, por eso deben salir pequeñas diferencias a la luz, para solucionarlas y llegar al punto intermedio.

 

Se acepta a la persona tal y como es, se decide estar con la persona, no porque se necesiten sino porque se quieren. En un estado de dependencia se necesita llenar el vacío con cualquier persona. Nos conformaríamos con cualquiera. Pero tiempo al tiempo nos daríamos cuenta de que realmente ese amor no es amor y está condenado al fracaso. Los dependientes emocionales, seguro que tenéis algún amigo, son los que empalman una relación con otra, en el fondo lo que importa en llenar el vacío, no el amor que se pueda sentir por esa persona.

 

En resumen, nuestra persona amada debe sacar lo mejor de nosotros, debemos confiar en su amor sin miedo, las discusiones o desacuerdos entre ambos deben valer para hacer más sólida la relación y el amor y ambos deben fomentar el crecimiento

 

personal del otro.

Escribir comentario

Comentarios: 0